-1

¿Es verdad que los niños aprenden idiomas con más facilidad que los adultos?

Según el neurocientífico Mariano Sigman esto es un mito. Pues lo que es más fácil de niño es la pronunciación de ciertos sonidos.

Exceptuando eso, la mayor diferencia en la capacidad de aprendizaje entre un adulto y un niño es la motivación y la necesidad.

Un niño tiene que aprender porque si no queda incomunicado, y eso es una presión vital muy fuerte. Se transfiere en mucha motivación que se transfiere en mucho esfuerzo, que se transfiere en mucho tiempo, que se transfiere en mucho aprendizaje.

Uno puede aprender con la misma capacidad de un niño si uno le dedica la misma cantidad de motivación, tiempo y esfuerzo.

Los adultos tienen en general ganas de aprender un idioma, pero eso es una especie de deseo intelectual, y mientras tanto tienen las urgencias, las pulsiones y las motivaciones que están en otro lado, porque tiene que llegar a fin de mes, cuidar a sus niños… y eso es lo que genera la mayor diferencia en la capacidad de aprendizaje.

No es la plasticidad del cerebro, sino que es la capacidad de disponer de tiempo, la motivación y necesidad que uno genera en ese aprendizaje.

Hay una diferencia más y es que los adultos y los niños aprenden de una manera muy distinta.

Los niños aprenden la primera lengua escuchándola (primero de hecho escuchan su música, la tonalidad, los acentos). En cambio uno de adulto aprende de una manera muy racional: quiere aprender las palabras.

Y esta idea de la motivación, el tiempo y el esfuerzo se aplica para todo lo que queremos aprender. Esencialmente, uno puede aprender con la misma capacidad de un niño (un instrumento, un deporte, a leer) si uno le dedica la misma cantidad de motivación, tiempo y esfuerzo.

Comments are closed.